0 comentarios

Quedate



Puto miedo que me impide decirte que no te vayas. Puto miedo que me impide decirte quédate con las miradas, quédate con los besos, quédate con las risas, quédate con los abrazos, con el sonido de su voz, con el calor de su cuerpo, quédate con la libertad, con la pasión, quédate y piérdete, pierde el miedo

0 comentarios

Verdad

¿Donde esta la verdad?, ¿Donde habita?,
¿Porque huimos de ella, aferrados a la mentira?
Que cómoda es, la mentira digo, que bonitos sueños propicia.
Donde todo es lo que esperamos que sea, donde podemos estar juntos.
tu y yo, diciéndonos verdades a la cara.

0 comentarios

Poco a Poco, Parte 4, Juguetes.

Miro de nuevo hacia la mesilla, abro el cajón, y saco un anillo vibrador de los que se colocan en el pene y estimulan el clítoris de ella. Me lo coloco en el pene y me coloco entre sus piernas. las abro despacio. Dejo caer algo de saliva sobre su sexo, ella se estremece al notarlo caer, acerco mi pene a la entrada y lo rozo contra mi saliva y su coño, lo paso por toda la superficie, doy pequeños golpes en su clítoris con la punta de mi pene. Ella se estremece, cuando noto su gemido la penetro fuerte de una sola vez, me quedo quieto dentro suya y enciendo el vibrador, ella comienza a gemir al instante, le encanta notar mi pene quieto dentro suya, yo bajo hasta sus pechos y me concentro en lamer y mordisquear sus pezones, ella gime cada vez mas fuerte, noto como empieza a correrse, solo con tener mi pene dentro y la vibración, justo cuando empieza a correrse me empiezo a mover dentro suya, primero despacio, acompasandome a sus gemidos, luego mas fuerte cuando su orgasmo se ha terminado. Ella jadea, gime, chilla sin parar, se que volverá a correrse de nuevo, sigo embistiendo con fuerza, perdiéndome en su interior, agarro sus pechos con fuerza, mi boca busca su la suya mientras vuelve a correrse. Sin dejarla descansar la saco, me acerco a sus brazos y la desato, cojo un consolador anal del cajón la me tumbo a su lado , meto primero el consolador en su coño para mojarlo luego lo acerco a su ano, a la vez acerco mi polla a su vagina de nuevo, y la penetro despacio con ambas, con mi pene y el plug, ella gime de placer, yo al agarro la levanto y la pongo a cuatro patas, la penetro con fuerza por detrás mientras la sujeto por el pelo, mi otra mano juega con el consolador mientras la penetro, cada vez estoy mas excitado, la agarro fuerte de las caderas, para metersela aun mas rápido, jadeo de placer, mientras noto como el semen se agolpa en mi pene, me corro junto con ella entre gemidos y jadeos, noto como mi esperma la llena, saco mi pene, acerco mi cara a su culo, lo beso primero y luego lo muerdo.

-Sigamos jugando,- digo mientras agarro otra vez el consolador.

0 comentarios

Caugh (In the middle of the smok and pinks gifts)

Encerrado, enclaustrado y atrapado entre cosas que no quiero hacer, no me gusta hacer, que no quiero vivir o lo que es peor no se si quiero hacer, no se si me gustan , no se si quiero vivirlas o no. Demolido por latidos incontrolados suavizados por pequeños regalos en color rosa. Vistazos a la muerte para que mueran los demás y con ellos yo. Inmensa falta de fuerzas, de confianza, de placer, suplantadas por oceanos de odio y rabia. Vaivén eterno que acabaran en miles de cosas sin hacer, en soledad auto impuesta y en mierdas como esta que nadie entiende, porque yo no quiero que me entiendan, porque quien esta hay para entenderme es tratado con el mayor de los desprecios. Y odio y rabia, pero esto ya lo dije, y celos, esto no lo mencione, celos también, por mi, por ella, por ti y por aquel. Ahogado en humo, que no me deja respirar y que yo mismo me suministros y en dolores que no comprendo y en zancadas que apenas puedo dar y en lagrimas que nadie ve y ....que mas da ..

1 comentarios

El musgo empezaba a cubir sus alas..

El musgo empezaba a cubrir su alas, ya maduras, algo cansadas, con su manto verde, su humilde y fresca belleza.
 Habia intentando sacudírselo, quitarse aquel lastre desde que lo noto por primera vez,
 como se sacude un perro el agua cuando es forzado a bañarse, impaciente, ansioso, asustado.
Se miro en el espejo y recordó cuando había notado aquel peso por primera vez, aquella sombra
 aquel falso verde.

Sabia que había sido un proceso pero también sabia cuando comenzó. El rostro de su abuela
se aposento en su mente, la persona que la crió, marco su infancia, le enseño los primeros pasos
en su vida y también la que el enseño la irremediabilidad del fin
Sabia que las semillas anidaron el momento en el que la vio desaparecer entre aquellas cuatro paredes, "va al cielo" la consoló su madre. Con ella se había ido la primera gota de inocencia.
Volvió a mirarse al espejo, se fijo en las arrugas que proliferaban, en la oscuridad de sus ojeras que remarcaban sus ojos marrones, tristes, demasiado tristes.
Un escalofrió le recorrió el cuerpo, se froto los brazos desnudos. Temerosa volvió a mirarse al espejo, consciente ahora del peso de la vida, una consciencia brutal, feroz, que la hizo palidecer.

De pronto su vida comenzó a pasar ante sus ojos, su feliz infancia hasta que su abuela se fué, las primeras decepciones
con los amigos, los inocentes primeros amores fallidos, los primeros fracasos en la escuela o en el trabajo, cientos
de recuerdos uno tras otra pera terminar recordando a su ex marido.

Le entraron ganas de llorar y un par de lagrimas descendieron por sus mejillas, apretó los puños con fuerza, rabiosa, rabiosa por su incapacidad para aceptarlos, para superarlos.

Se obligo a mirarse otra vez al espejo, quería forzarse a recordar algo bonito, le costaba,
aquella incapacidad la frustraba.

Oyó unos leves pasos en el pasillo, se limpio rápidamente el rostro, vio la puerta abrirse, su hija
entro sonriente y la abrazo. Ella la estrecho con fuerza, la miro lentamente, después volvió a apretarla contra si. Su hija salio como había entrado, como un vendaval pero algo quedo en el ambiente.

"Brilla" pensó para si misma, "Mi hija brilla como yo lo hacia a su edad", sin miedo, llenándolo todo con su presencia.

Entonces comprendió que ella no podía ser una de las causas por las que la luz de su hija, sus alas, empezaran a apagarse. Su abuela volvió a su mente, sonriente, "mi abuela siempre sonreía" recordó, sin miedo, mi abuela nunca tuvo miedo a brillar y nada le impidió valor.

Aquel recuerdo y su comprensión la hicieron sonreír, se echo un ultimo vistazo al espejo,
observo su sonrisa y por primera vez sintió ese peso desaparecer y noto como aquel musgo, bonito quizás, pero que ocultaba su autentico yo comenzaba desaparecía.

Disfrutando de aquella sensación de libertad, salio de su cuarto en busca de su hija, hoy volarían juntas.





1 comentarios

Excusa

Ciclogenesis, hace años eran borrascas. Primeros días grises, primeros vientos fríos que erizan el vello, ansia de abrazo , anuncio de otoño en gotas de agua que esconden lágrimas. Deseo de compañía, calor humano, alguna tontería en la tele que sirva de excusa, excusa para meterse bajo la manta a notar sus latidos...

0 comentarios

Espera

Que bonito seria esperar para verte, mirar tu pequeño cuerpo acercarse, abrazarte y llorar sobre tu pelo, que bonito es soñar, a veces duele, pero es bonito

0 comentarios

Sumiso.

Me empuja sobre la cama y coloca su cuerpo sobre el mio, comienza a besarme, sus dientes muerden mis labios con fuerza, mi boca devuelve el beso con pasión, mi nariz se llena de su perfume, mis manos se posan en sus caderas atrayendola con fuerza hacia mi, ella sigue besándome, su lengua se pierde en mi boca, yo intento tirar de su tanga hacia abajo, ella sujeta mi mano.

- No tan rápido fiera.- me dice sonriendo. Yo la miro, ella se levanta, y va hacia su bolso que permanece colgado del perchero, busca durante unos instantes y saca un pañuelo de los que suele llevar al cuello. Vuelve a la cama y se vuelve a colocar sobre mi.
-Levanta la cabeza,- me ordena, yo la levanto mientras observo su picara mirada, ella dobla el pañuelo y lo pone delante de mis ojos atándolo en la parte posterior de mi cabeza.
- Mucho mejor... y las manos quietas, aquí mando yo. - me susurra acercándose a mi oído, su lengua pasa por mi lóbulo despacio, respira en mi oído, dejando que su aliento caliente me excite.

Estira su mano izquierda hasta colocarla sobre mi pantalón, nota el bulto que mi pene forma en el mismo. Acaricia despacio  de abajo hacia arriba mi polla que se pone aun mas dura, yo lanzo un suspiro de placer.
-Vaya , vaya, como le gusta al niño- dice juguetona mientras su mano baja mi cremallera y mete la misma dentro del pantalón, yo lanzo otro gemido y ella continua acariciándome por encima de mi ropa interior, el placer es inmenso, yo subo de nuevo las manos hacia sus caderas, ella coloca un dedo sobre mi barbilla,
- Las manos quietas.- me ordena, yo detengo las manos, ella comienza a pasar el dedo por mis labios mientras con su otra mano libera mi pene del calzoncillo y comienza a acariciarla. Baja un  momento para tirar de mis pantalones, me los quita con destreza junto con mi ropa interior, cuando me tiene desnudo vuelve a colocarse encima mía. 

Así mejor, ¿Verdad cielo?- Me pregunta. Yo solo acierto a contestar con un si con voz ronca mientras ella pasas sus dedos por mis testículos, subiendo despacio hasta mi glande, jugando con mi polla. Introduce un dedo en mi boca, yo lo chupo con ansia, lo muerdo .

-¿Te gusta?.- pregunta,
-Mucho.- respondo, la oigo sonreír. Noto como se acerca, entre abiertas las piernas sobre mi boca.
- A ver si te gusta esto.- dice mientras posa levemente su sexo sobre mi boca, aun lleva el tanga, pero puedo notar la humedad en el mismo. Esa humedad me excita hasta volverme loco. 
Dámelo.- suplico. ella lo deja caer un poco mas sobre mi boca, y lo mueve contra mi boca y mi cara. Yo intento alzar mis manos para tocar su culo, ella las detiene y las echa para atrás de nuevo. Noto como se levanta sobre la cama y como la ropa interior cae sobre mi pecho, mi respiración se acelera. vuelve a descender sobre mi, colocando su coño sobre mi cara, mi boca. Lo recibo con la lengua, lo lamo, ella gime y yo lo lamo aun mas fuerte, me empapo de su sabor, de su olor, me llena por completo los sentidos. Ella me coge del pelo con fuerza y comienza a moverse sobre mi, restregando su sexo contra mi lengua, yo meto la lengua en su interior, lamo sus labios, su clítoris, todo. Voy notando como sus gemidos se hacen mas fuerte.

-Comemelo cielo.- suspira, yo subo la cabeza, lamo aun mas fuerte, con todas mis ganas, toda mi pasión, La muerdo, mi boca succiona su sexo, ella clava sus uñas en mis hombros.

Así...así mi vida.- gime, siento como las clava cada vez mas fuerte mientras se corre entre gemidos, mientras continua moviéndose contra mi boca y mi lengua se pierde dentro de ella. Cuando termina suelta un profundo suspiro. De pronto me dice:

¿Te he hecho daño? -. se que esta mirando mis hombros, se que esta mirando las marcas que me ha dejado y también se que se esta poniendo colorada.

- No me importa cariño, me encanta que te pongas así-. Le respondo.
- Tu me pones así-. me contesta.


0 comentarios

Poco a Poco, Parte 3, Pintura

Miro hacia la mesa, observo un momento, abro un bote de pintura, pintura de chocolate, y un pincel fino. Acerco el pincel a su boca, lo rozo despacio por la comisura de sus labios. Bajo hasta su cuello donde voy moviendo lentamente el pincel, dibujando trazos al azar, ella se debate entre las cosquillas y el placer. Mojo el pincel en el chocolate y lo rozo suavemente por sus labios, luego me acerco a besarlos, Despacio voy repitiendo la operación, limpiando cada trazo de chocolate de sus labios, a besos, a lenguetazos, sus labios se engrosan con los besos, cada vez mas tiernos, mas jugosos, mas preciosos. Disfruto pintando en cada parte de su cuerpo, en el cuello, en su torso, en sus pechos. Cada vez que limpio el chocolate de su piel, ella responde con gemidos, se vuelve a ir excitando poco a poco, desciendo y le separo sus piernas, paso el pincel por el interior de sus muslos, a continuación paso mi lengua acercandome a su sexo poco a poco, sin tocarlo y finalizando con un pequeño mordisco, lo hago varias veces notando como va aumentando su deseo, y con el suyo el mio. Estiro la mano y cojo otro pincel, esta vez limpio, con la mano izquierda separo su labios vaginales, dejando al descubierto su clítoris. Muevo el pincel suavemente contra su clítoris, estimulandolo, guiandome por los gemidos que ella lanza, acariciando con suavidad su sexo, voy notando como se excita cada vez mas, cuando percibo que necesita algo mas, agacho mi cabeza, le doy un pequeño mordisco en el sexo y meto mi lengua en el mismo, ella grita de placer, yo asciendo y comienzo a acariciar con mi lengua su clítoris, mas rápido y fuerte que con el pincel, su cuerpo se agita cuando le viene el orgasmo, yo continuo lamiendo mientras se corre, cuando termina, beso su sexo, me acerco a su boca y le digo.

- Precioso lienzo


0 comentarios

Poco a Poco, Parte 2 , Contraste


Me alejo para recoger una botella de agua fría, muy fría, doy un pequeño sorbo, dejo que mi boca se enfrié y la trago, vuelvo a acercarme a ella y la beso, mis labios y mi lengua fría chocan contra el calor de su boca. Doy otro pequeño sorbo y me acerco a su boca le pido que la abra y dejo caer el liquido en su interior, se derrama algo por las comisuras de sus labios, yo lo lamo despacio, me alejo de su boca y me acerco a sus pechos, recorro la botella de agua para enfriar mi mano, luego agarro uno de sus pechos, ella da un pequeño respingo, su pezón se endurece al instante, yo doy otro pequeño sorbo para volver a enfriar mi boca y me lo meto en la boca, se pone aun mas duro, ella suspira de placer , yo lo chupo, lo lamo, paso mi lengua por el, lo muerdo mientras ella gime, lo saco de mi boca, soplo sobre el lentamente, lo miro, duro, apetecible, precioso. Me acerco a su otro pecho, dejo caer algo de agua, noto como da otro respingo, voy lamiendo el agua que ha caído sobre su estomago, de abajo arriba acabando en su pecho hasta que la recojo toda, luego le muerdo el pecho con algo mas de fuerza, ella suelta otro gemido, yo me lo meto en la boca y juego con el mientras mi mano aprieta y acaricia su otro seno. Juego durante un rato, disfrutando cada uno de sus gemidos, suspiros, mirando como su cuerpo se agita excitado.
Me levanto y me acerco a su boca, noto el ansia de sus labios por juntarse con los míos, disfruto haciéndola esperar, luego la beso profundamente, mi lengua pelea con la suya, cada una buscando la boca del otro.
Luego me despego y bajo despacio por su pecho dándole pequeños besos, llego a su estomago y sigo descendiendo dando pequeños besos. cuando llego a su sexo me detengo, Doy otro trago a la botella, dejo que el agua se caliente algo en boca, y lo voy vertiendo despacio sobre su vagina, ella da un profundo suspiro mientras el agua cae por sus labios verticales. Cuando me quedo sin agua, doy un lento lameton a su vagina, recorriendola entera, Sigo lamiendo su sexo, su clítoris, pasando mi lengua por toda su superficie, mientras lo hago, meto mi dedo corazón en la botella , dejo que se enfrié, cuando lo saco lo introduzco en su vagina, La diferencia entre mi frió dedo y su caliente interior hace que gima, yo comienzo a mover mi dedo mientras mi lengua juega con su clítoris, noto que su excitación aumenta, meto otro dedo dentro suya, esta mojadisima, eso me excita y muevo aun mas rápido los dedos y la lengua, quiero escucharla correrse, lo necesito, me excita y me llena, sus gemidos inundas mis oídos, esos maravillosos sonidos que preceden a su orgasmo, me encanta  provocarlos. ser la causa de su placer. Noto como el orgasmo le viene, ella se retuerce atada a la cama, yo sigo moviendo los dedos, disfrutando tanto como ella de su corrida. Cuando termina, saco los dedos despacio, los acerco a su boca, meto uno para que lo chupe mientras, yo chupo el otro me acerco a su boca la beso, y luego le susurro.

- Solo hemos empezado.- luego le muerdo el lóbulo..




0 comentarios

Poco a Poco, Parte 1, La rosa.

La observo atada sobre la cama, cada una de sus manos aferrada con pañuelo al cabecero de la cama, estirados, sus ojos cubiertos por un pañuelo negro. Esta completamente desnuda excepto por un colgante de plata que le regale hace unos días. Admiro durante un rato su cuerpo, noto su pequeño nerviosismo esperando que voy a hacer. Cojo una rosa de la mesilla, acerco mi cabeza a la suya, respiro muy cerca de su oído, soplo levemente y le muerdo el lóbulo con suavidad, a continuación acerco mi boca a la suya, noto su ansia porque la bese, pero no lo hago solo lamo despacio sus labios. Me retiro y comienzo a acariciar su cuerpo con la rosa, la deslizo por sus brazos, su cuello, su torso, sus pechos, las piernas, su sexo, muy despacio, analizando cada una de sus reacciones. Noto como se ha estremecido al notarla en su cuello, como sus pezones se han endurecido al notar el contacto y como ha suspirado al notarla sobre su sexo. La acerco a su nariz para que la huela y vuelvo a pasarla por aquellos sitios, muy despacio, notando como su respiración se acelera suavemente. Cuando termino me acerco a su boca y le doy un suave beso.


0 comentarios

Peticion.



La empujo sobre la cama poniéndola a cuatro patas, arranco literalmente su ropa interior, descubriendo su culo y su coño, la empujo hacia delante para poder meter mi boca y mi lengua en su sexo, le doy un fuerte y largo lameton recorriéndolo entero, noto como se estremece, repito la operación varias veces notando como su coño se pone cada vez mas húmedo, Meto un par de dedos y lamo su ano, ella gime de placer al contacto con mis dedos y mi lengua. Muevo los dedos con fuerza dentro suya, explorando su interior, deleintandome en su calor y el placer que le produce. Pongo mis dedos de tal forma que puedo a la vez estimular su clítoris sin parar de mover los dedos y lamer su trasero. Ella se retuerce de placer , muerdo sus nalgas varias veces, me desplazo hasta ponerme debajo suya, su coño queda a la altura de mi boca, saco la lengua y ella se mueve contra ella, muerdo su clítoris provocando un grito de placer, la miro a los ojos, ella me devuelve la mirada con un gesto que se lo que quiere decir. Muevo mis labios y ella sonríe, me ha entendido. Quiero que se corra, se mueve mas rápido, clava sus uñas en mis hombros mientras le sobreviviene el orgasmo, yo sigo lamiendo su sexo con mi lengua. Me incorporo y me pongo de rodillas detrás suya, le doy un par de azotes en su maravilloso culo, pongo mi pene cerca de su vagina y lo rozo, ella suspira y me dice. 
- Por detrás, lo quiero por detrás.- escucharla pedirlo me excita, me excita muchísimo, pongo algo de saliva en mi glande y me acerco a su culo, entro despacio en el, mirando como resbala en su interior. Voy introduciéndolo poco a poco, cuando llego a la mitad la cojo de las caderas y comienzo a moverme lentamente. Ella pone su cabeza contra la cama y veo como se muerde la mano, paro un momento pensando que le duele. Ella me pide que siga, no es dolor sino placer, ella comienza a masturbarse mientras mi pene entra y sale de su culo, de vez en cuando azoto una de sus nalgas, cada vez mas excitado. Comienzo a notar el orgasmo venir.
-Me corro cielo- le digo entre jadeos.
-Lléname- dice ella, mientras se masturba mas rápido, yo también acelero el ritmo, gimo cuando mi semen la llena, ella se corre conmigo entre jadeos y gritos de placer. Cuando acabamos de jadear, salgo de su interior y me tumo a su lado.
-Genial- susurra ella, yo les respondo sonriendo bañado en sudor.


0 comentarios

Adiós pequeña, adiós.


Mire la rosa en mi mano, aquel no era su lugar y eso la convertía en algo absurdo. La aparte a un lado y abrí el diario, moví las hojas adelante y atrás durante unos momentos y leí. Buenos momentos, sonrisa, cama, compañía, recuerdos de olores penetran en mi mente, paso los dedos por la hoja, suavemente recordando su piel. De pronto los aprieto arrugo la hoja, la arranco y la tiro, Vuelvo a mirar el diario, mas de lo mismo, felicidad, demasiada felicidad entre tanta soledad. Cojo el paquete de cigarros, me enciendo uno, aspiro el humo y lo expulso lentamente. Cojo la rosa y la pongo encima del diario, acerco el mechero y le prendo fuego, las llamas lo envuelven, el olor acre del papel ardiendo llena el cuarto.

- Adiós pequeña, adiós.- ojala pudiera prenderle fuego a mis recuerdos.



0 comentarios

Me engañaste



El frió me atrapa como, me inunda, me adormila, solo el dolor en las puntas de mis dedos me recuerda que estoy vivo. Sigo caminando despacio, mis pasos quedan marcados en la nieve, como lo han hecho durante kilómetros. Mi mirada permanece fija en la luna, que todo lo ve y todo lo ilumina, la necesito, necesito hablar con ella, pero la distancia no disminuye, intento gritarle pero mis labios están sellados por el hielo. Lagrimas de desesperación corren por mis mejillas mientras me dejo caer en la nieve, intento levantarme de nuevo pero las fuerzas me llaman, me tumbo y vuelvo a mirarla. Un ultimo pensamiento ronda mi cabeza antes de dormirme para siempre. "Me engañaste"....

0 comentarios

Ansia

La veo esperándome bajo un árbol, sonrió nada mas verla, llevo todo el día esperando este momento, acelero el paso acercándome a ella. Ella se percata de mi presencia, da una ultima calada al cigarro lo tira y se aproxima a mi. Nos encontramos y nos abrazamos ella me mira sonriendo y mi mirada la sonríe, nos besamos.

- Tenia ganas de verte, guapo.- me dice mientras me aprieta mas fuerte contra ella.
- Yo mas- le contesto, disfrutando del contacto con su cuerpo.
- Eres un ansia.- ríe ella. Yo la miro fijamente, me acerco a su oído, el tiempo parece pararse, no existe nadie mas
-Ansia de ti , te tu piel, de perderme entre tu pelo, de verme reflejado en el brillo de tus ojos, ansia de estar a tu lado, de que te acurruques junto a mi, de que busques mi manos, de leer tus sonrisas.- me detengo y la vuelvo a mirar. Sus ojos me traspasan,
 -Ansia de que me hagas gozar,que me excites que me provoques que te fundas conmigo.- me replica ella sin apartar la mirada, mi corazón late mas fuerte
 Ansia de oler a ti, de pensar en ti, de vivir en ti, de llenarme de ti,ansia de perderme contigo, de no soltarte, de que me duelas, de amarte y hacerte el amor.- contesto despacio, remarcando cada frase, mis manos aferran su cuerpo con fuerza.
- Tu eres mi ansia y mi refugio.- dice ella apretando la cabeza contra mi pecho.
- Mi libertad, el fuego que me calienta.- subo la mano y meto mis dedos entre su pelo.
- El que me guía. el que me lleva ,el que cada día me da mas.- su voz es apenas un susurro mientras me habla, sus palabras me estremecen.
-La que me hace mejor, la que llena mis sueños.- respondo, se que ella no ta mi pecho latir con fuerza, espero que note también lo que me hace sentir.
-El que me hace llorar, me hace reír, el que saca lo bueno y lo malo de mi, el que hace que este aquí.- su voz suena emocionada y me emociona.
La que me hace sentirme vivo, mi motivación, mi musa...- la interrumpo
El que me hace sentir viva ...deseada ...amada..- me interrumpe ella
La que deseo, la que amo, la que añoro, la que ve donde nadie mas ve- cojo suavemente su cabeza, la dejo que me mire...que vea lo que hay en mi, la beso con dulzura.
Ansia de este momento no acabe nunca...- le susurro intentando contener las lagrimas.



0 comentarios

Solo mía.



-Mía, eres mía, solo mía- le susurre atrayendola hacia mi, sujetándola de un brazo, me senté en el sofá, cogí su cara, y volví a repetirle.
- Eres mía, toda tu- mi voz sonaba ronca de excitación, La mire fijamente a los ojos, brillantes de excitación, lamí sus labios , una, dos veces para encenderla mas, se que desea un beso, se que muere por que la bese.
- ¿De quien eres?.- le digo mientras la continuo mirando fijamente. 
-  Tuya.- me responde.
-¿Y que puedo hacer contigo?- le vuelvo a preguntar.
- Lo que quieras.- me acerco a su boca despacio, paso mi lengua muy despacio por sus labios, separandolos, metiendo mi lengua en su boca, ella aferra sus labios a los míos, aprieta su boca con la mía y me besa con pasión, su lengua y la mía se pelean en nuestras bocas, nuestros sabores se mezclan. La cojo con fuerza y la separo, ella me mira a la cara nota mi excitación, le doy la vuelta y la pongo sobre mis rodillas. Con una mano sostengo su cabeza, cogiéndola del cuello, con la otra acaricio la parte posterior de sus muslos, sus gemelos, disfruto recorriendo la suave piel de sus piernas, disfruto haciéndola esperar. De pronto cojo su vestido y doy un tiron hacia arriba, dejo al descubierto su culo, su precioso culo en el que un tanga color negro se pierde entre sus redondeadas nalgas. Lo acaricio con calma, con las yemas de mis dedos, con la palma entera, apretando y soltando la carne de su trasero. Dejo deslizarse mis dedos entre sus nalgas hasta llegar a su sexo, ella se estremece, lo acaricio, lo presiono suavemente por encima de su ropa interior, noto que esta húmeda, me excita notarla húmeda. Juego con mis dedos, juego con su deseo de que aparte la ropa y la acaricie directamente, pero aun no toca. Levanto la mano y la azoto, ella suelta un pequeño gemido. vuelvo a acariciar su culo, voy intercambiando azotes y caricias, disfrutando del poder que me da, de su entrega.  Le cojo los brazos, primero uno y luego el otro y los llevo hasta su espalda, cojo un pañuelo negro y le ato las manos a la espalda. La agarro del pelo y la obligo a ponerse de pie, luego le bajo la cabeza con fuerza para que quede agachada ante mi, con la otra mano bajo su tanga de un tiron. Vuelvo a azotarla , algo mas fuerte y meto mis dedos en su coño, fuerte y hasta dentro, ella lanza un gemido, muevo mis dedos en su interior, rápido y fuerte, ella esta muy mojada y se moja aun mas mientras la masturbo. Sus gemidos hacen crecer mi excitación, la giro mientras la sigo agarrando del pelo. 
De rodillas.- le ordeno. Mientras tiro de ella hacia abajo para ponerla a mis pies. Ella me mira, sus ojos repletos de deseo, yo me acerco a ella, pongo mi entrepierna muy cerca de su boca, y me desabrocho los botones del pantalón despacio, regodeandome en el deseo que refleja su rostro. Me saco el pene y lo pongo muy cerca de su boca.
Abre la boca.- le pido, ella me mira y la abre, miro sus ojos mientras aferro su cabeza con una mano y con la otra meto mi polla en su boca. La humedad, el calor, la textura de su boca abrazando mi miembro me hacen estremecer, Noto como se endurece aun mas, agarro su pelo y apreto su cabeza contra mi, empiezo a moverme dentro de su boca, metiendo mi sexo en su boca cada vez mas hondo, dejando que me empape, la saco, la miro a los ojos, la paso por sus labios y vuelvo a meterla mas fuerte esta vez, me muevo mas rápido en su interior, miro como mi polla entra y sale de su boca.

Mírame.- ella levanta la vista, me mira a los ojos, nota mi placer, mi deseo en mis ojos, lo mucho que me cuesta controlarme cuando estoy con ella. La levanto del pelo, la obligo a agacharse, me pongo detrás suya, paso mi pene por su culo, llego a su coño y me paro unos instantes en la entrada. Entro de golpe en su sexo, con toda mi fuerza, agarro sus caderas y empiezo a moverme dentro, fuerte, profundamente, ella gime  cada vez que mi pene entra dentro suya, la saco y la vuelvo a poner de rodillas, acerco su boca a mi polla con ansia.

Chupa.- ordeno, entre jadeos. Ella vuelve a meter mi pene en su boca, yo miro como lo chupa, como disfruta de tenerla en su boca, nunca nadie me lo había hecho así, con tanto deseo, tanta pasión. la agarro de nuevo, la pongo sobre el sofá con su pecho sobre la superficie del mismo y su culo levantado, vuelvo a azotarla un par de veces mas, esta vez mas fuerte. Meto la polla en su coño y mi pulgar se desliza hasta su ano, comienzo a moverme dentro suya mientras la sujeto del pelo. Ella gime cada vez con mas fuerza.

-¿Te gusta?- pregunto.
-Si- murmura entre jadeos.
- ¿Te gusta que te folle? - digo mientras me muevo mas fuerte. - Con mi dedo en tu culo. 
. Si.. me encanta que me folles.- me contesta, .- Que me hagas tuya.
- Eres mía.- la corto. Tiro de su pelo hacia arriba y me acerco a su oido.
- Eres mía y quiero que te corras- le digo, tiro de su pelo con mas fuerza mientras con la otra mano agarro con fuerza uno de sus pechos. Ella aumenta sus gemidos, yo la envisto con todas mis ganas, mi polla la abre por completo, noto como entro por entero en su interior.
-Me voy a..- empieza ella.
-Córrete le digo- y aumento aun mas el ritmo, Ella gime, chilla, noto como se corre mientras mi polla la sigue llenando. Sus gemidos me vuelven loco, tiro de ella apenas ha terminado de correrse. La pongo de rodillas ante mi.
-Abre la boca.- ordeno mientras me masturbo delante suya. 
-Pídelo, se que leo deseas, pídelo.- digo mientras miro su boca abierta, el deseo de llenarla me inunda por completo.
Dámelo.- pide ella, agarro su cabeza, mientras me masturbo con mas rapidez, noto el semen agolparse en mi pene, el orgasmo sube con fuerza, gimo de placer mientras miro como los chorros caen en su boca, su lengua, sus labios. Me fascina verlo en su boca, es algo que nunca puedo olvidar. Ella me mira esperando.
-Tragatelo.- le ordeno, ella cierra la boca y lo traga, mirándome, su boca dibuja una sonrisa, yo me agacho para besarla, le doy un profundo y largo beso, noto mi sabor en su boca. Luego me levanto, miro mi pene y veo una pequeña gota en la punta.
- Limpiame.- digo, ella se acerca sonriendo, y se vuelve a meter mi pene en su boca, limpiandolo, recorre con su lengua cada parte de el. Cuando termina, la levanto, la desato y me la llevo al sofá, allí me pongo detrás suya y la abrazo.
- Soy tuyo. le susurro al oído, mientras la acerco mas a mi.







0 comentarios

Postre

Que el postre sea tu boca, 
tus ojos brillantes, 
tu sonrisa de felicidad, 
tu cálido cuerpo envuelto en mis brazos,
tu voz relajando mi cuerpo,
tu risa llenando mi pecho, 
tu olor envolviendo mis sentidos,
que el postre sea tu boca.





0 comentarios

LLamada

Marco su numero y espero, tras tres tonos su voz suena en mi teléfono.
-Hola cariño- saluda.
- Hola cielo- respondo. - ¿Como estas? - continuo.
- Yo bien ¿y tu, como estas?-
- Ahora mucho mejor- digo riendo.
-Mmmm, ¿y eso porque?- me pregunta.
- Pues porque ya estas conmigo- le respondo.
- Ahhh ¿Es que me has echado de menos?- pregunta de nuevo.
- Si, aunque te he tenido muy presente.-
- Uy, eso me lo explicas.
- No, no, da igual. - le pico.
- De eso nada, venga cuenta.
- Que no es nada, boba, ¿Que tal el dia?-
- Que no me cambies de tema, venga cuenta.- Insiste.
- Pues veras, he estado viendo unas fotos tuyas.-le cuento.
- ¿y eso?- me pregunta.
-Me ha apetecido,que pasa, ¿No puedo?- le pregunto
-Claro, son tuyas. puedes mirarlas lo que quieras y cuando quieras.
- Pues eso he hecho- le respondo.
-¿Y nada mas?- sigue preguntando ella.
-Mujer he hecho mas cosas, pero esa ha sido la mejor-contesto.
-¿Y porque la mejor?-
- Mira que eres cotilla eh, pues porque me gusta mirarte.
- ¿Solo mirarme?- dice ella bajando la voz . Yo me rió y bajo también el tono.
- Pues...no, me gusta hacerte otras cosas.-
- ¿Si?, ¿No me digas?, ¿que cosas?, anda cuéntame- susurra ella con voz picara.
-Mmmmm, veras..me encanta besarte, acariciarte, lamerte, morderte, .....y me encantaría estar haciéndolo ahora mismo, estar a tu lado besando tu preciosa boca.
. Uau...vaya...¿todo eso te gusta hacer? - sigue preguntándome con la voz cada vez mas sensual.
- ..si, todo eso y mas...todo lo que me dejes..me encanta tu cuerpo y me encantas tu.- le digo, ella suspira.
¿Sabes?..me encantaría que estuvieses aquí para que me hicieses todo eso- me dice
-Uff, como me gustaría estar ahí contigo-.
- Pronto lo estarás cielo, muy pronto.- su tono bajo de voz me excita cada vez mas, noto que su respiración ha cambiado, es mas pesada, igual que la mía.
- Así podre acariciarte, como deberías estar haciendo tu.- me dice.
- ¿Quieres que me acaricie?, ¿Y tu?- le pregunto.
- En cuanto tu empieces yo me acariciare me responde.- Me la imagino metiendo su mano bajo la ropa interior, bajando su mano hasta su clítoris, y automáticamente tengo una erección, pongo la mano sobre mi pene y empiezo a acariciarme.
- Me encantaría estar ahí tocándotelo cielo, separar tus piernas, darle un buen lameton a tu coño, dejar caer mi saliva, y volver a lamerlo, recorriendolo entero de abajo arriba, sorberlo entero, morderterlo. Ella suspira y yo continuo.
- Notar lo mojada que estas al meterte los dedos y seguir comiéndole, lamer tu clítoris y notar como te mojas mas. Moviendo mis dedos dentro tuya y mi lengua en tu coño. Noto que ella se excita cada vez mas, suspira y gime.
¿Eso te gustaría?- le pregunto.
- Si..- susurra ella.
¿Y no te gustaría que me pusiera encima tuya  y pudieses tener mi polla en la boca mientras te lo como?- le vuelvo a preguntar, se que eso le encanta y noto como se excita aun mas.
- Piénsalo, piensa en mi pene duro en tu boca, llenandotela, en tus labios y tu lengua recorriendo mi pene mientras yo sigo metiendo mis dedos en tu coño y mi lengua acaricia tu clítoris.. Ella suspira-
- Sabes que me encanta chupártela, me encanta su sabor, notar como se pone mas dura en mi boca, como gimes.- me dice, Yo la escucho y continuo acariciándome, cada vez mas rápido.
.Mmmm me encanta como lo haces, me encanta como me la chupas cielo, me vuelve loco, le digo.- y me encantaría sacar un dedo de los que te tengo metidos para meterlo en tu culo y mover los dos dentro tuya, notar como te pones cada vez mas cachonda.
- Dios como me gusta cuando haces eso.- me dice, - Me vuelves loca. - suspira. Paramos un momento de hablar y nos escuchamos mutuamente, nuestras respiraciones, gemidos.
- No aguanto mas, te necesito, necesito que te corras conmigo.- me pide,
. Me encantaría correrme en tu boca- le digo.
- Hazlo me dice, córrete en mi boca, dámelo, dame tu sabor.. con cada palabra, cada vez que me lo pide noto como el orgasmo se acerca.
- Me voy a correr , abre la boca. tomalo cielo, - le digo. Ella gime con mis palabras, noto como pierde el control y yo con ella, nos corremos juntos, en la distancia pero juntos, ella con mis gemidos, yo con los suyos. Ella con mis palabras yo con las suyas, Poco a poco nos vamos quedando relajados, escuchando la respiración del otro. Yo sonrió.
¿Porque te ríes?- me pregunta.
Me encantas preciosa. le respondo, ella me responde con otra sonrisa, puedo imaginarme su sonrisa, su forma de esconder la mirada vergonzosamente..me encanta cuando hace eso.



0 comentarios

Un día de verano

La oigo entrar, me levanto rápidamente y me acerco a la puerta. Entra con las cartas que acaba de recoger del buzón, me mira y le cojo la mano.
-Ven- le digo. Recorremos el salón cogidos de la mano.
-¿Pero que quieres?- me pregunta ella mientras logra dejar el bolso apresuradamente en un sofá.
-¿Hace calor?- le pregunto, mirando su frente sudada.
-¿Tu que crees?, me muero de calor. me responde.
- Vamos a solucionarlo- le digo mientras abro la puerta del baño.
- ¿Y la comida?- replica ella no muy convencida.
- Ensalada, en la nevera, para cuando acabemos, vamos date prisa, hay que quitarte ese calor.- le respondo sonriendo.
- Tu sabes mucho.- dice entrando en el baño.
-No creo que te moleste mucho, mucha resistencia no pones- sigo tirando de ella hacia la ducha.
-¿Pero vestidos?- vuelve a preguntar ella.
- Ya te he dicho que ese calor acumulado hay que quitarselo cuanto antes. insito mientras vuelvo a tirar, logra sacarse los zapatos antes de entrar en la ducha. Nos quedamos cara a cara, muy pegados, la miro, retiro parte del flequillo que se le ha quedado pegado a la frente por el sudor, la miro fijamente , me voy acercando a su boca mientras con la mano abro el grifo del agua. Ella da un respingo.
-¡Esta fría, cabrito!- me chilla intentando salir, yo la agarro firmemente, y acerco mi boca a la suya, su boca se abre para recibir mi lengua en un profundo beso. Acerco mi boca a su oído.
- Ahora se calienta- susurro, luego la vuelvo a besar. El agua nos cae por encima empapándonos la ropa, yo la abrazo con fuerza empapandome de ella mientras nos seguimos besando. Le doy despacio la vuelta y le quito el top, beso su espalda, sus hombros, despacio, lentamente, deleitándome en el tacto de su piel, en su sabor, aparto el pelo para poder besarle la nuca, lo hago muy despacio, luego le muerdo muy lentamente, ella suspira. Aparto los tirantes de su sujetador y lo desabrocho dejandolo caer sobre el suelo de la ducha, mientras sigo besando su cuello, dando pequeños bocados. Estiro mi brazo para alcanzar el gel, vierto algo del mismo en mi mano, luego pongo otro poco en la otra mano, y acerco las yemas de mis dedos a sus pezones. El frió del gel provoca que estos se endurezcan al momento, extiendo el gel por sus pezones, por sus pechos, mientras los acaricio. Ella suspira alzando su boca en busca de la mía, su suspiro me excita aun mas, me pego a ella para que note mi erección. Ella baja su mano para notarla, yo gimo al notar la mano encima de mi pantalón. Mis manos buscan el botón de su pantalón, lo encuentran y lo desabrochan, voy bajandolo a tirones debido a que el agua lo ha pegado a su cuerpo. Murmuro un lo siento mientras ella se ríe, desciendo descubriendo sus piernas, ella levanta los pies para ayudarme a sacarlo.
-Quítate el tuyo- me pide, eso me excita y no tardo en hacerle caso, se pone frente a mi y agarra mi pene con una de sus manos mientras me besa.
¿Esta es tu forma de quitarme el calor?- me pregunta sonriente.
- Bueno, quizás es cambiar un calor por otro, pero no me negaras que este es mejor- le respondo.
Mucho mejor- me susurra, mientras su mano continua acariciando mi pene. Subo una de mis manos a su cabeza para apretar su boca contra la mía mientras un gemido se escapa de mi boca. mi otra mano se pierde entre sus piernas, acariciando su sexo.
-Quitamelas. no tarda en pedirme, yo tiro de sus bragas hacia abajo y me pego completamente a ella. Para notar mi pene contra su piel, busco sus ojos y ella los míos, ambos sabemos que queremos, levanto una de sus piernas y acerco mi pene a su sexo, dejándolo entrar despacio, ella gime y me muerde en el hombro. Yo la agarro fuerte y me quedo un momento parado notando como el calor de su interior me envuelve, me llena, me absorbe por completo. Comienzo a moverme dentro suya, ella gime, su respiración se acelera, su boca me besa con pasión desesperada, la mía devuelve sus besos, lamo sus labios, su lengua , toda su boca. Sus gemidos son mas fuertes conformo su excitación aumenta, la velocidad de mis embestidas aumenta con sus gemidos, cada vez empujo con mas fuerza, desearía poder meterme dentro suya, me vuelve loco, pierdo el control. La levanto de las dos piernas y la pego contra la pared, mi pene entra por completo dentro suya, sus manos arañan mi espalda, mi boca muerde mis labios.
Cariño...- comienza a decir.
Shhhh, córrete mi vida. la corto. - Córrete para mi,. me acerco a su oreja, -Córrete para mi, correte conmigo cielo- le insisto susurrando, ella pierde el control, se corre, gime, me agarra fuerte, Yo me corro con ella, agarrándola fuerte, notando como mi semen la llena, me encanta la sensación de llenarla, nuestras bocas se buscan mientras se apagan los últimos espasmos de los orgasmos. Nos quedamos así, con las bocas pegadas, relajándonos mientras el agua cae sobre nosotros....


Este es tuyo, tu ya sabes quien eres, Besos preciosa.



0 comentarios

Empapado...

-¿Que te pasa?, tienes mala cara.
-No duermo bien últimamente.
- ¿Y eso?
-No se, me levanto empapado..
-¿De sudor?, serán pesadillas
-No, no es eso.
- ¿Lloras por la noche?
- No, no soy capaz de llorar.
- ¿Entonces de que te levantas empapado?
- De ausencia..


0 comentarios

De tu piel y tu mente

De tu piel, porque me excita y me relaja al mismo tiempo, es mi refugio, mi escudo, su tacto y su perfume los que me encienden y provocan mi deseo.
de tu mente porque es el único lugar donde soy comprendido, aceptado, tu mente me hace crecer, me anima a explorar mis `
propios lugares oscuros y disfrutar de ellos.


0 comentarios

Cuevas

Cuevas, refugio de cobardes,
 suplicas de abrazos que nunca llegaran,
 animales acorralados, muerden,
 vencidos por el miedo,
 noches de lamentos, 
 mentiras de locos, causan dolor,
 desde sus cuevas,
 Insignificantes,
 volubles,
 ansiosos, 
habitantes de la cueva.