0 comentarios

Microcuentos 2


Tenía ganas de pasar menos días y vivir más momentos
Paula caminaba bajo la lluvia, sin camino, sin motivo, sin sonrisa.
Fueron siete días sumergido en tus entrañas, en apnea y sin red.


0 comentarios

Vampiro

Soy como un vampiro, solo un sabor sacia mi paladar. Tan solo anhelo el sabor de tus labios de seda, notar la textura de tu carne envuelta en sabanas de plata y fundir mi alma con la tuya, cada noche, cada luna. cada reencarnación.


0 comentarios

Peleado con el tiempo

Maldito tiempo que te hizo crecer. Maldito el tiempo que me hizo menguar. Maldita tu altura y malditas mis canas.
 No quiero relojes, ni días, ni horas, ni cumpleaños que me recuerden que ya no eres la niña que dormía en mis brazos.


0 comentarios

Sin trampa


Miro el queso de la trampa fijamente. Harto de dar vueltas en aquella estúpida noria.
Cansado de que solo lo buscaran cuando estaban aburridos, Hastiado de aquellos barrotes amarillos.
Oyó la voz que lo llamaba y mordió el queso.






0 comentarios

Microcuentos 1

Aleteos
Se acabaron las mariposas pero tu seguías aleteando con fuerza.
Odio
Odio todo lo que fui porque ya no soy.
Palabras
Ninguna palabra nos unió y cientos nos separaron.


1 comentarios

De bálsamos y marcas

Me sorprendió mucho aquella vez que me preguntaste porque después de acostarnos no me duchaba.
- ¿Qué motivo tengo para lavarme?- te conteste yo. Tu dudaste un segundo.
- Huelo a ti, a tu saliva, al perfume de tu sexo, a tu colonia y no quiero oler a otra cosa- te conteste.

Me encantaba oler a ti y sentirme marcado por ti, todas las marcas llevaban a la primera, tu primer beso y tu primera mirada.

Durante todo este tiempo me has hecho muchas marcas, que he lucido con orgullo, que me han hecho sentirme bien.

También me has dejado cicatrices, algo normal cuando dos personas se quieren con pasión. Así es mi forma de entender la vida, necesito pasión y no siempre la tengo.
Hace tiempo, en un juego nos hicieron ir quitando palabras y yo deje pasión, sin pasión la vida es aburrida, inocua, vacía. Contigo nunca lo fue.

Ahora puedo mirar mi cuerpo y ver las quemaduras, los arañazos, los moratones que me has dejado. Duelen mas que nunca, espero que algún día cada herida se haya curado como me curaste con aquel primer beso.

Un beso balsámico, puro, lleno de amor y de verdad como toda tu.

Marcado con pasión

.




0 comentarios

Fluidos

Una mirada que no ve nada pero que imagina mil y una cosas. Un corazón que se acelera, un dolor en las tripas y un odio irrefrenable.

Y allí donde el lagrimal debía de haberse llenado de un liquido traslucido y salado solo encontré un liquido verde y viscoso.

Bilis que no sirve para hacer la digestión y que me quema los ojos tanto o  mas que esa mirada.

Y en aquel otro lugar donde la bilis suele hacer su trabajo me ahogue en sangre, roja y brillante como mi odio.

Sangre que desearía vomitar y no puedo, sangre, mala sangre.