0 comentarios

Miradas Fundidas.

Dos miradas que temen pero se buscan que terminan por abrazarse y se refugian la una en la otra, cada noche, cada luna y se funden en una sola, cálida, suave, relajante unas veces, otras puro deseo y pasión. 
Tan simple como eso.

0 comentarios

MoonWoman

Recuerdo que te encontré porque compartíamos la misma obsesión por la Luna. Ambos paseábamos de noche buscando su brillante consuelo. Que gran día aquel en el que tropezamos al ir los dos mirando al cielo. Disculpas, risas nerviosas, una despedida rápida. Y tras esa noche, te buscaba en cada paseo, al principio solo nos saludábamos, luego charlábamos un rato, con el tiempo quedábamos para pasear y al final un día te dije “La luna se ve mas bonita reflejada en tus ojos”. Que me perdone la luna si se sintió dolida por mi comentario, pero ahora prefiero mirarte a ti, prefiero ver brillar tu sonrisa, ver brillar tus ojos, esos que hacen que hasta yo me vea mas bonito reflejado en el.


0 comentarios

Empotrada , Primera Parte

Paseamos aquella tarde por Mérida, por el caso antiguo, disfrutando de la tranquilidad de sus calles. Caminando sin prisa, charlando un poco de todo, un poco de nada, riéndonos, miradas y sonrisas cómplices, resumiendo, disfrutando cada uno de la compañía del otro.

Paramos en una terraza cercana a la plaza mayor, pedimos un vino de la zona, un Payva, vino que los dos nos gusta mucho acompañado por una tapa. Seguimos nuestra conversación, hablando de amigos, familia y de algún que otro personaje que cruzaba. Tomamos un par de copas más y con las que nos pusieron nos dimos por cenados, así que emprendimos el camino de regreso al apartahotel que teníamos alquilado, sintiendo el frescor que la humedad del Tajo provoca esos días del año.

No estaba muy lejos así que en unos minutos habíamos llegado, abrí la puerta con la llave y la deje pasar. Comenzamos a subir las escaleras, ella delante balanceando su magnífico culo tapado por una falda y unos leggins. Además, llevaba unas botas de tacón fino y una cazadora de cuero, resumiendo iba muy sexy y entre esa ropa y el citado balanceo de sus nalgas ante sus ojos, no pude reprimirme y metí la mano bajo su falda. Ella se rio y me aparto la mano varias veces mientras seguíamos subiendo las escaleras.

Cuando llegamos al rellano del segundo piso, donde teníamos nuestro apartamento, la empuje contra la pared y la bese, mordiendo sus labios y chupándolos, tan tiernos, tan jugosos. Luego la agarre y le di la vuelta, metí mi mano bajo su falda y puse mis dedos sobre su coño. A pesar delas bragas y los leggins pude notar la humedad que brotaba de su interior. Mi polla se puso dura contra su culo, ella giro la cabeza demandando otro de mis besos. Yo tire de los lleggins hacia abajo y apartando el tanga metí mis dedos en su vagina, ella soltó un gemido ahogado por mis besos.

- ¿De quién eres? - le pregunte.
- Tuya. - jadeo.
- Buena chica. - respondí, metiendo con más fuerza mis dedos, ella soltó un gritito. La puerta del apartamento de al lado se abrió y se asomó una mujer que nos quedó mirando unos instantes. Nosotros le devolvimos la mirada, le sonreí y besé a mi chica de nuevo. La mujer se metió diciendo algo que no oímos ni nos importó escuchar.
-Córrete para mí- le susurre a mi hembra. Ella no tardo en obedecerme mientras yo tapaba su boca con mi mano ahogando mis gemidos. Me quede pegada a ella, para que siguiera notando el deseo que me llenaba.

Volví a darle la vuelta, sujeté sus manos con las mías mientras seguía besándola, entre beso y beso le iba hablando.
-Vamos…a…entrar…y…te…voy…a…empotrar…como…te…mereces…-
¿Más? -logro preguntarme ella entre jadeos y besos.
-Yo siempre quiero más. - le conteste, le solté una mano, de la otra tire de ella mientras buscaba las llaves en mi pantalón.
- Las tengo yo- me advirtió ella. Yo me la quede mirando con cierta cara de gilipollas, luego me recupere.
- Pues abre, te deseo- le ordene, ella abrió la puerta y cuando paso le di un azote fuerte
- Eso por reírte de mí.- repuse.