Una fea historia.

Era realmente feo, había nacido feo, crecido feo y continuaba siendo un joven realmente feo. Tenia los ojos pequeños, demasiado juntos, coronados por dos espesas cejas que se juntaban formando una sola linea de pelo. Su nariz era una especie de bulto en mitad de su cara, se la habían roto varias veces provocando que el tabique apareciese torcido y hundido. La boca no era mucho mejor, mas si sonreía, cosa que hacia poco. Cunado sonreía mostraba una serie de dientes amarillos por el tabaco, uno de los incisivos aparecía mellado y el otro torcido. Las orejas eran inusualmente grandes y sobresalían de su rostro. Coronaba este conjunto una mata de pelo largo y graso que crecía desbocado y caía mas allá de los hombros.

A "Tom el feo" o "Feo Morrison" nadie lo llamaba así en su propia cara. Ya desde pequeño se peleo contra todo aquel que osaba recordare su aspecto. En el instituto fue expulsado de un numero de centro que el no podía recordar, debido a aquellas peleas. Sus mas allegados podían llamarle Thomas, el resto podía llamarle "Razor". En aquellos periodos que pasaban entre que era expulsado de uno de los centro y entraba en otro le habían servido para conocer la calle. Quizás si sus padres hubiesen vivido el habría terminado de otra forma, pero nunca conoció a su padre y su madre acabo sus días con una jeringuilla en los brazos cuando el tenia siete o ocho años. Se había criado con una tía medio loca, hermana de su madre que nunca tuvo reparos en reconocer que solo lo hizo para tener el dinero del subsidio de orfandad.


 Al principio paso a ser un adolescente perdido mas en unos barrios que contaban con infinidad de ellos, pero Razor era listo y había aprendido rápido. Se dio cuenta que en aquellos barrios se movía mucho dinero, drogas, putas, armas, coches  y otros objetos robados. Se podía hacer mucho dinero si uno era listo y sabia moverse. Razor comenzó a robar coches en otras zonas de la ciudad y ha venderlos a terceros, que los despiezaban y revendían a su vez las piezas a los talleres. Su compañero en aquellas primeras andanzas fue Little Rook, su mejor amigo de siempre. Little Rook era bajo y fuerte y se había criado en las mismas calles que el, hablaba poco y siempre cumplía su parte del trabajo, era lo mas parecido a un amigo que había tenido jamas. Su éxito como ladrones no paso desapercibido a las bandas que controlaban ese negocio y todos los negocios ilegales que uno pueda imaginar. Una tarde cuando tomaban un par de cervezas tras entregar el tercer coche en una semana aparecieron cuatro o cinco tipos pertenecientes a los Bulldogs. La banda que controlaba la zona sur del Jardín de Piedra, el barrio donde Razor vivía. Razor no tuvo mas opción que unirse a ellos, a cambio ellos le permitían seguir con su negocio a cambio de un porcentaje. Pronto ascendió en la banda y dejo los coches y se paso a las drogas, un negocio mucho mas lucrativo y peligroso. Apache el jefe de los Bulldogs, el puso al mando de una serie de manzanas en el Jardín de Piedra, el se encargaba de encontrar a los hombres que la vendiesen, recaudar el dinero, evitar que otras bandas vendiesen en su territorio y todo aquello que pudiese surgir. Fue allí donde se labro un nombre, allí fue donde olvido los insultos, nadie se atrevería a insultarlo ahora. En un año había logrado triplicar su territorio. Pasado ese año entro a formar parte del consejo de los Bulldogs. Un año mas tarde su banda ocupaba todo el jardín de piedra. Las otras bandas que existían cuando el llego fueron eliminadas. Junto a Little Rook,Thomas había formado el grupo de hombres mas despiadado que se recordaba. El Griego, Olaf el Viudo, BlindSoul y False Luck, Little Rook y Razor, todos en el Jardín de Piedra los conocía y los temía. Todos sabían lo que habían hecho con las otras bandas.

Durante un tiempo todo funciono bien, el y sus muchachos como llamaba a su grupo, vivían bien, las drogas, la prostitución, la venta de armas, todo iba viento en popa. El dinero entraba a raudales y la policía hacia mucho que había dejado de involucrarse en putas, drogas , camellos, bandas y drogadictos. Pero la falta de metas, de rivalidad,  había vuelto a los Bulldogs vagos y descuidados. Los Orientales del este habían unido fuerzas y les atacaron, en una sola noche hubo mas de cincuenta Bulldogs muertos. Mataron a Apache en su la piscina de su casa, estaba borracho y colocado, junto a dos putas. El consejo se reunió la mañana siguiente, Razor había reunido a sus muchachos, así descrubio que False Luck también habia muerto aquella noche. Durante la celebración del consejo, les dijo a los demás miembros que el era ahora el jefe. Cuando un par de ellos protestaron sus muchachos aparecieron en escena armados. Esposo al resto del consejo y lo llevo a una casa abandonada en las afueras los encerro allí y voló la casa. Acabo con los Bulldogs, nunca mas se llamarían asi, ahora eran simplemente el Jardín de Piedra y el se encargaría de recordar al mundo lo que ello conllevaba.



btemplates

2 comentarios:

xixe dijo...

Encontré este blog a través de El Microrrelatista y me pareció interesante. Quisiera seguir visitándolo. Saludos.

JineteNocturno dijo...

Gracias por seguirme.

Un saludo.