Reincidiendo.

Resulta curioso que lo a que a priori sean virtudes acaben resultando defectos.

No se si el no decir las cosas es bueno o malo, supongo que dependerá del prisma desde el que se mire.

Es mejor aceptar que en muchos casos lo que hagas da igual.

La esperanza es un arma de doble filo, un arma necesaria.

A veces soy negro y otras blanco, probare a ser impresora.


Discurría entre grandes arboles que se adentraban hasta el mismo lecho del rió. En aquel punto el pequeño rió
bajaba despacio, su agua fría  y cristalina agua dejaba ver el fondo pedregoso, En ese mismo lugar un viejo puente de madera servia para atravesarlo. En el medio de aquel puente un hombre permanecia quieto, miraba fijamente hacia abajo, hacia el agua, trababa de ver su rostro reflejado en el agua, pero el agua no le devolvía nada. Tampoco hubiese importado que esta lo hubiese hecho, no habría sido capaz de verse, estaba ciego, estaba seco.

btemplates

4 comentarios:

alez dijo...

Los defectos de alguien no son mas que la extension de sus virtudes, o dicho de otra forma, casi cualquier cosa se puede volver en tu contra si no se utiliza bien... por ti o los demas. En eso radica la dificultad de vivir, supongo. Aunque teniendo virtudes ya se va avanzando algo.

Anónimo dijo...

No existe una virtud completa, al igual, qué no para todo el mundo, tus defectos son tal. Todo depende del dónde, cuándo y cómo.
El conformismo es el mal del siglo XXI, siempre se puede hacer más.
No estoy a favor de las armas pero esa llamada esperanza es el péndulo.
La ambigüedad es una virtud, aunque provoque ganas de algo cercano a matar.
Y sobre el rio... Sólo decirte qué todos los reflejos se ven en el río, por mucho qué estés ciego y no puedas verlo.

Ana Pepinillo dijo...

El reflejo siempre está otra cosa es que no quieras verlo.Aunque deberías, porque ese reflejo mola.

besos.

lisara dijo...

impresora?? sabes que tb las hay a color... no?
La vida depende del color conque se mire, ¡viva el arcoiris!